1 feb. 2008

Circo 2008

Es un asco la democracia moderna. Es todo menos gobierno del pueblo. Campañas de marketing súper agresivas, promesas que nunca se cumplirán...

Y todo funciona porque la gente necesita creer en algo, ya sea dios, los políticos o en el Barça. Estaría mejor creer en uno mismo y, a partir de ahí, actuar para hacer cosas útiles, en vez de esperar que las hagan otros.

Además esta campaña está siendo especialmente cutre. Los dos "grandes" ya no respetan nada, ni a sí mismos. El de izquierdas ya no es de izquierdas y el de derechas ya no recuerda ni donde quedaba el centro al que pregonaba pertenecer. Ya se sueltan promesas de rebajas de impuestos (que prometen favorecer a los pobres y luego resulta que favorecen a los de siempre) descaradamente, promesas de creación de empleo, guarderías... Falacias todo.

Nada de eso se hará. Seguirá la misma política neoliberal, precariedad laboral, privatización, pérdida de la calidad y cantidad de servicios públicos, atontamiento progresivo de las masas, pérdida de poder adquisitivo, y encima el crecimiento económico ya no les vale a los políticos como excusa, porque se frena.

Se acabó el ladrillo, se acabó el dinerillo. Mientras otros países invertían en nuevas tecnologías, aquí se seguían montando bares e inmobiliarias, y ante todo, levantando moles de hormigón.

Frenado eso, la economía de este país inventado lleno de prejuicios no vale nada. De nada.

4 comentarios:

  1. Hoy ha habido dos noticias terribles:

    1) Ha subido, y mucho, el número de parados.

    y 2), aún peor, ha caído en un 2% la producción industrial.

    Y digo peor porque no si la industria no es capaz de absorber todo el paro que le va a mandar la construcción...mucha gente va a pasarlo muy mal. Sobre todo los currantes jóvenes que se hayan hipotecado recientemente. Me está dando mucha pena, porque va a haber mucha peña, de mi edad o unos años más joven que...bueno, veremos como acaba esto.

    Un saludo, Wen!

    ResponderEliminar
  2. Sí, eso es lo que está pasando. La industria no da absorbido lo que le llega de la construcción. Quizá porque había demasiada construcción y poca industria de calidad y competitiva, capaz de crear puestos bien remunerados y mantenerse en el mercado.

    Los que están ahora gobernando echarán la culpa a los que estaban antes, y los que estaban antes le echarán la culpa a los que están ahora, sin querer darse cuenta de que se parecen más de lo que creen. Pero la realidad es que ni unos ni otros han atajado eso a tiempo, y eso que se veía venir y se sabía desde hace tiempo. Por otra parte, aún así la gente se ha arriesgado con hipotecas imposibles en situaciones cogidas por los pelos, y esto es un resultado lógico.
    Estamos en el país de tirar de tarjeta de crédito para los regalos de Navidad y las rebajas, de pagar audis a 8 o más años, de tener cuatro consolas, la hipoteca, y la parejita de críos a mantener con todos sus caprichitos. Y el viaje a Punta Cana, claro.
    Todo eso eleva la factura. Y todo ello sabiendo que vivimos en un país que no crea empleo estable, que depende de casi solo un sector (que ahora está en crisis); un país en el que los sueldos no suben, de hecho bajan, pues la vida sube siempre mucho más...

    La verdad, no sé de qué nos sorprendemos...

    A mí lo que me da pena es vivir en un país así, en el que el gobierno da una ayuda (inútil, pero bueno) para el alquiler, y automáticamente los propietarios suben los precios. En el que entra el €uro y todos a aprovecharse del redondeo, sin darse cuenta de que les afectará a todos al final. Un país en el que casi nadie quiere parar impuestos ni interesarse por la política, pero luego todos quieren todo gratis, y todos quieren votar.

    ResponderEliminar
  3. Estoy muy de acuerdo. Mira, lo que dices de los Audis, me recuerda a lo que me dijo un colega sobre el Porsche Cayenne.

    -es el coche hipotecario -me dijo.

    ¿? -le respondí

    Si hombre, cuando alguien pide una hipoteca, ya metidos en gastos, pide 10 kilos más y se pilla el Cayenne. De perdidos... (los tipos hipotecarios son más bajos).

    No sé, será que mis padres me educaron de otra forma. Yo, si no tengo dinero para algo, paso sin ello hasta que lo tenga. Si no tengo para un coche nuevo, me lo pillo de segunda mano, o sino, voy en bicicleta.

    Entiendo que debas pedir dinero para lo necesario: un lugar en el que vivir. ¿Pero para un plasma, un coche o un viaje?

    Mi no comprender.

    Creo que hasta dormiría mal, sabiendo que tengo una deuda.

    Creo que soy de otra época, meu!

    ResponderEliminar
  4. A eso es a lo que me refería. Yo soy igual.

    Y el Cayenne no es solo comprárselo, luego hay que mantenerlo, que es otro cantar...

    ResponderEliminar