14 feb. 2012

Me rindo




Sé que no todo el país ha votado PP$O€, pero aún con la injusta ley electoral y lo aglutinado del voto de la derecha, la mayoría de votantes han sido de PP$O€. Y no se puede decir que esta reforma nos haya cogido por sorpresa (me sorprende ver que a muchas personas sí), por mucho que en campaña el P€P€ prometiera todo lo contrario a lo que está haciendo. Tan ingenuos no seremos.
Eso no quita la rabia e impotencia con la que nos hemos de sentir.

Pero yo, tras discutir e intentar difundir el mensaje de una salida diferente a esta crisis, de echarme a la calle, etc. Ahora que la gente se empieza a enfadar, yo estoy cansado.

Aquí aún se está pensando si salir a la calle (en especial los sindicatos traidores, que se lo piensan con calma). ¡Pero si ya es tarde! ¿Qué cojones hay que pensar? Pero si los griegos, mucho más al límite y más desesperados que nosotros, ya están en la calle desde hace tiempo, y de forma mucho más firme e incluso violenta, y sin embargo se están riendo de ellos en su cara. A los de arriba les da igual. Da igual si nos ponemos farrucos o si soltamos todo aquí, en internet. A ellos les resbala totalmente.

Y más aún cuando el pueblo, como es el caso de España, avala con sus votos este tipo de políticas. Pues debo rendirme a la evidencia de que a los españoles les gusta esta forma de hacer las cosas, y de que soy incapaz de transmitir en este país otro punto de vista. La mayoría así lo ha decidido, y yo lo acato. Está claro que el que sobra aquí soy yo.

Si España quiere esto, pues así se lo coma. Conmigo que no cuenten.


Recomiendo eso sí, este artículo de Niño Becerra, que me parece muy interesante.