23 ago. 2011

¿Una Constitución neoliberal sin referéndum?

Cito aquí un buen post de Rosa Mª Artal sobre la locura que quiere aprobar ZP por mandato Merkel - Sarkozy. Creo que lo explica muy bien, con enlaces y considero que esto es muy importante:


Zapatero se despide a todo lo grande. Acaba de proponer reformar la Constitución para fijar en ella un techo al déficit público. Es lo que mandaron Merkel y Sarkozy y, lógicamente, Rajoy está de acuerdo. Esto implica consagrar el neoliberalismo en nuestra Carta Magna, segando el camino a cualquier progresista que pueda llegar en un futuro al Gobierno. Es un error monumental que ni siquiera la “Biblia” neoliberal, el Wall Street Journal, consideraba que fuera posible en la vieja Europa: pretender fijar en las Constituciones un tope de endeudamiento es una medida de derechas que difícilmente aceptarán los Parlamentos de “las 17 democracias” –decía- afectadas por su pertenencia al euro.
Pero, más papista que el Papa en cuestión de neoliberalismo, nuestro derrotado presidente se dispone a ponerlo en marcha de inmediato. Los países que guardan el espíritu de la vieja democracia europea –su inventora- que hagan lo que quieran, pero España ya acata… y siega el futuro. ¿No estamos viendo que las políticas que siguen no funcionan? Estamos cayendo en una nueva recesión. Da que pensar que sea precisamente lo que buscan. No pueden estar tan ciegos. Pero es preocupante que esto coincida con la aplicación de la “mano dura”, como ha hecho Cameron en Gran Bretaña o… la policía española estos días sin ir más lejos.Pero una reforma de la Constitución en un sentido tan grave no se puede hacer sin un referéndum como ha propuesto Gaspar Llamazares. No podemos consentirlo. Y arbitrando información adecuada a los ciudadanos para que no se dejen embaucar en la política del sonajero, que tan genialmente describe hoy Jesús Mota.
¿Qué desarreglo psíquico ha podido llevar a Zapatero a formular semejante propuesta para cuatro días que le quedan? ¿Cómo no le dimite el gobierno en pleno y cualquier militante del PSOE al que le quede una brizna de socialdemocracia en la sangre?Está bien claro que la sociedad tendrá que tomar la iniciativa ante tanto desbarajuste: tenemos que exigir un referéndum, repito. Y arbitrando medidas para que exista información veraz. Traer incluso a Stiglitz y a Krugman a hablar en el Parlamento y en “prime time” de la televisión pública. Que expertos de todo tipo muestren las evidencias de los datos. Se diría que Zapatero ha perdido la razón, incluso la vergüenza.
Actualizo: Puede no tenerlo tan fácil como cree: “Si el Gobierno español decidiera asumir la exigencia franco-alemana, el camino para una reforma express se antoja casi imposible: solo con que se oponga una décima parte de los diputados, habría que disolver las Cortes y convocar referéndum“.Lo urgente es que nadie se deje embaucar.

Visto en | El Periscopio

20 ago. 2011

Estado de represión









Vergonzoso, lamentable e intolerable. La actuación policial estos días en Madrid por las JMJ (la reunión de cristofrikis) contra todo lo que no lleve la mochilita religiosa es bochornosa, y digna de otros tiempos, que ahora nos damos cuenta de que no han pasado, siguen aquí.

Repartir porrazos y golpes a periodistas, pedir DNI y más datos personales innecesarios y luego detener sin razón, a toda persona no adherida a la patraña de las JMJ es brutal, antidemocrático y mezquino. Y estos perros amaestrados siguen las órdenes de los políticos a los que votamos, para que luego nos den palos.

Les votamos, cobran nuestros impuestos que luego gastan en cosas como esta de la JMJ (respetable, pero que se la paguen ellos, no con nuestro dinero) y encima nos dan de ostias si no estamos de acuerdo. Encima cargando contra una manifestación con todos los permisos.

Vivimos en un estado "aconfesional" que reverencia al Papa, un estado "democrático" en el que se disuelven manifestaciones legales, un estado "libre" en que se dan porrazos a los fotógrafos cuando fotografían algo que no gusta, un estado con "libertad de prensa" en la que se publican falacias como esta.

Un estado de represión.


Post | del fotógrafo agredido

10 ago. 2011

Inmundicia política



Una vez más por estas tierras tenemos que aguantar lo peor en nuestra clase política. No nos llegaba con que viniera la fascista Rosa Díez a tocarnos los cojones, que ahora tenemos ignorante en nuestra propia casa.

Y es que la concejala de cultura da Coruña ha soltado que los eventos culturales de la ciudad "eran demasiado gallegos".  Insistiendo en que "La cultura tiene que estar en un idioma que entiendas".

Pronto se le ha instado a rectificar, pues estas declaraciones no nos han gustado nada a los gallegos (al menos a muchos, que de todo hay por aquí, y se vota a quien se vota, y luego pasa lo que pasa).

A lo que en twitter ya se ha creado un hashtag lleno de retranca con #cosasdemasiadogallegas. 

¿Se imaginan ustedes que una ministra de cultura, en este caso la Sinde, soltara por esa boca que en España se están programando cosas "demasiado españolas"? ¿Pero qué hemos hecho para merecer esto? ¿Era necesario poner a la tipa más ignorante y estúpida al frente de la concejalía de cultura del ayuntamiento de A Coruña? Que esa es otra, parece que siguen con el puto debate estúpido de si "A Coruña" o "La Coruña" ¡Pero bueno! Qué manera de perder el tiempo... Lo que está claro es que cualquier patán puede llegar a concejal, no es necesaria ni preparación ni desde luego cultura, mucho menos un mínimo de sentido común y cierta presencia o talante. Nada. Solo contactos, enchufes, y favores que devolver. Pura inmundicia.

Señora... ¿A usted le gusta el pulpo y las vieiras o le parecen demasiado gallegas? ¿Y el Alvariño? Manda carallo...


2 ago. 2011

Confesiones de un asesino financiero



Este vídeo lo vi compartido hace unas semanas en las redes sociales. Éstas me gustan porque me facilitan ver contenidos como este, pero a veces estas cosas caen en el olvido por lo rápido que pasa la información por ellas.

Por eso lo pongo aquí, pues me parece muy interesante y revelador, así como irritante y odioso que las cosas sean así.