27 may. 2011

Esto no es una democracia

A veces se nos llama exagerados cuando decimos que lo que tenemos en España no es una democracia real, una especie de dictadura de partidos, una pantomima.

Lo cierto es que a día de hoy ya no se es golpeado por la policía sin motivo, cuando uno está ejerciendo un derecho legítimo de forma totalmente pacífica… ¡Oh! Espera, sin embargo…

(click en la imagen para ver el vídeo)

Bueno, vale, a veces dan algún porrazo, no solo a jóvenes fornidos, sino a todo lo que pillen por delante. Pero al fin y al cabo, tenemos un montón de canales de televisión digitales, y podemos elegir entre vomistar, garrafone u orange, e incluso otras. Vamos, lo que viene definiendo una democracia. Ya no digamos cada cuatro años, cuando hasta podemos meter un papelito en una urna, y sentirnos democráticos.

Pero, ¿cómo funciona nuestra “democracia”? ¿Por qué estamos repitiendo continuamente los tarados que lo que aquí tenemos no lo es?

Bueno, este post (que obligo a leer) lo explica estupendamente, de una forma amena pero clara y con datos y enlaces. Un post muy completo que hay que leer, y así se tendrán claros muchos conceptos acerca de esto que llamamos democracia, pero que no lo es.

Disfrutadlo.

5 may. 2011

Matar es matar


Es indignante ver la reacción tanto del pueblo americano en general (con vítores en las calles, no así las víctimas del 11S, que ya han declarado que esto no arregla nada), de los gerentes mundiales, y de la prensa internacional en general (con titulares deleznables) acerca de la supuesta muerte (asesinato) del terrorista afgano saudí Bin Laden.

Es evidente que lo que hizo Al-Qaeda es terrible, porque terrible es siempre matar, siempre. A algunos no nos gusta y nunca apoyaremos la idea de matar a nadie bajo ningún concepto, incluso a hijos de puta como éste. Como ya se ha dicho estos días, hasta algunos nazis (no todos, por desgracia) fueron juzgados en su momento en Núremberg, y luego condenados ¿es que hemos ido hacia atrás y ahora nos gusta pegar un tiro y carretera?

Lo que nos llevan inculcado en sus películas los usamericanos, lo llevan a la práctica en la realidad. Esa estúpida idea de que matar (y torturar, como han reconocido abiertamente, para saber dónde estaba el objetivo), si lo hacen los nuestros está bien. Si lo hace el héroe (siempre americano) para salvar a la chica y pegarle un tiro al malo, pues genial. Vaya sarta de estupideces.


Matar es matar. Y detesto al que lo haga, esté en el bando que esté. Más si cabe, si es el mío.