29 may. 2010

Mentiras, mentiras...


Cualquiera que me lea desde hace un tiempo, sabe que soy bastante critico con el país en el que vivo. No porque le tenga manía, ni mucho menos, sino por el poco respeto que hacia sus culturas y virtudes se tiene desde la clase política y empresarial. Señalo lo que creo que está mal, con lo que discrepo, no por joder, sino porque creo que es la única vía para poder resolver un problema, señalarlo primero. 

En este caso, los números contradicen las falacias que nos manda el FMI, la Comisión Europea, y en última instancia, nuestro propio gobierno y su lamentable oposición.

Toda esa cantinela que hemos estado escuchando últimamente del déficit público, del gasto social excesivo, y de las políticas (de recorte social) que hay que aplicar para atajar semejante desaguisado, es, sencillamente, mentira.

Este país tiene muchos problemas y carencias, pero los jefes europeos y los USA también, y no menores. Para mí el principal problema en España cuando pintan bastos, es la subida del paro. También la economía sumergida y la corrupción política. Además de la anticuada mentalidad empresarial y la poca productividad. También el excesivo poder de los bancos.

Vale, pero el principal déficit que tiene España es PRIVADO, igual que la causa de esta crisis. No lo digo yo. Lo dicen los números.

Extraigo una cosa muy clara de una entrada de mendigo sobre lo mismo. Los que se dedican a rebajar la categoría de nuestra economía (porque pueden y son muy cabrones, por qué no decirlo), deberían mirar sus cuentas, ¿por qué los mercados no pierden la confianza en ellos?:

Deuda USA: 65,2%
Déficit USA: 10,7%
Deuda UK: 59%
Déficit UK: 13,3%
Comparémoslo con nuestro humilde país:
Deuda Spain: 41.6%
Déficit Spain: 8.5%

Vaya, las cosas son distintas cuando se ven los números reales en vez de que un político, o un telediario escupen lo que les mandan decir, ¿verdad?

Merece la pena, una vez más, fijarse en los países nórdicos, que de nuevo están resistiendo mejor que los demás los problemas económicos. Ellos, que sus economías tienen fuertes cargas impositivas (lo contrario a la doctrina liberal que seguimos - gobierne quien gobierne en este país -) y redistribución de la riqueza, además de competitividad. Vamos, todo lo contrario a los EEUU, que es a lo que cada vez más nos parecemos. A ZP le llamaron y le dijeron lo que tenía que hacer. Y él, obediente lo ha hecho. 

Son medidas totalmente liberales, dignas de su oposición, que ahora se frota las manos. Medidas que pagamos los de siempre, a costa del exceso de los de siempre también...


1 comentario:

  1. La soberbia que tienen los ricachones anglosajones empieza ya a provocarme úlceras en el duodeno.

    El caso del Reino Unido es alarmante, tienen una industria haciendo aguas y lo único que parece funcionar es el lavadero de dinero de la City (que en vez de crear riqueza, nos empobrece a los demás).

    Van a ir a llamar cerdito a su puta madre.

    ResponderEliminar