18 abr. 2011

¡Copiad, malditos!

6 comentarios:

  1. ¡Cuánto Mac!

    Para mí que lo has subido precisamente por eso... :P

    En serio, lo del vídeo con los niños me parece repugnante. Sea para demostrar lo buena que es la propiedad intelectual, o todo lo contrario, me repugna el adoctrinamiento infantil, y debería ser delito por cuanto supone abusar de un ciudadano que aún no tiene medios para discernir de forma autónoma.

    ResponderEliminar
  2. jajaja Pues sí que salen unos cuantos. Suele haber muchos en el mundo audiovisual.

    Lo del vídeo es lo más aberrante. Les hacen decir las barbaridades y falacias de siempre a los críos, y todo por SU pasta. Qué asco.

    Lo que es esperanzador es que aún se pueda hacer un proyecto así en TVE (en la 2, claro).

    ResponderEliminar
  3. A quienes criminalizan el "copiar" en este documental se les ve tan anacrónicos, tan desfasados, tan ávidos de dinero....
    En parte no puede ser de otra manera porque es la realidad y es el tema del documental, pero es que se les nota tanto que dan vergüenza ajena.
    Y por otro lado, al tomar el camino libre para la publicación se ve que es como más natural, como si las cosas vinieran rodadas. Todo mucho más dinámico y eficiente, con menos intermediarios y costes.


    Habrá que copiar el documental.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto, sobre lo de la utilización de niños en el documental, leed esto que puede aclarar este caso concreto:

    En ¡Copiad, malditos! no ganamos para disgustos

    http://copiadmalditos.blogspot.com/2011/04/en-copiad-malditos-no-ganamos-para.html

    Ni que decir tiene que utilizar niños para estos fines es efectivamente repugnante y se hace en demasiadas ocasiones.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, al final ves que los que más rebuznan (con todo respeto a los burros) son los más miserables y de menos talento, los que saben que en un modelo más justo y de igualdad de oportunidades y reparto de riquezas, tienen todas las de perder. Y me fastidia que defienden un modelo que beneficia a una minoría (ellos) poniendo como excusa a los que empiezan (que no llevan un duro).

    Al final toda esta calaña no son más que miserables...

    ResponderEliminar
  6. Una vez más: el arte existía antes de que fuera un negocio. Aunque el negocio se agote el arte permanecerá. Se ponga quien se ponga. Si alguien por dejar de forrarse deja de ejercer su arte, es un mierda. Desde luego NO es un artista.

    ResponderEliminar