26 sept. 2012

#25S


















Yo ya no pienso decir nada. Creo que no hace falta.

Sí recomiendo leer: Fieras en La Mirada del Mendigo

3 comentarios:

  1. Joder Wen, pensaba que ibas a poner fotos del 25S y nos pones una fotos de cuando la policia franquista. Aunque bien podían ser la guardia pretoriana de Pinochet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, descerebrados al fin y al cabo. Mercenarios. Pero como se comentaba en twitter, aún siendo unos descerebrados, no hacen de infiltrados sin dietas. Por lo que en el 26S no hubo infiltrados. O cobran o no se disfrazan. Por eso estaría bien que se convocara este tipo de eventos decidiendo ir vestidos de una manera determinada, menos tipo "activista". Con trajes regionales, por ejemplo. Y luego ir vestidos normal y echarnos las risas con los infiltrados :P

      Fuera bromas, quien no vea aún que vivimos en un estado policial NO democrático vive en su nube. Aún hay mucha gente que justifica la violencia policial, aún siendo contra personas mayores, o demasiado jóvenes... Les da igual.

      No hay justificación, pues si semejante muchedumbre tuviera realmente intención de ser violenta, no querrían estar allí esos maderos, y no habría pelotas de goma que valieran ante semejante número.

      Pero ellos que sigan apretando, que sigan. Se portaron así el 25S y se llenó al día siguiente 26S Neptuno de nuevo, cogiéndoles por sorpresa. El sábado 29 hay otra concentración... Quien pensara que el 15M estaba muerto estaba muy equivocado. Ahora ya es algo más, porque cada vez hay más gente perjudicada, y con menos que perder, y más hastiada.

      Que anden bailando que cuando esto sale va a ser de órdago.

      Eliminar
  2. Visto aquí:

    La diferencia fundamental entre las dos caras de Iberia es la actitud de sus “Fuerzas del orden”. La policía portuguesa avisó que no reprimiría la manifestación de Belém. Y no lo hizo. Más allá aún fue el ejército portugués, con una carta a la que se ha dado escasa difusión en España:

    “Las Fuerzas Armadas, desde aquí, reiteran su firme convicción de que los militares nunca pueden ser un instrumento de represión para sus conciudadanos, de acuerdo a la Constitución que juraron defender”, escriben. Tras expresar su solidaridad con todas las iniciativas abordadas por la ciudadanía afirman que lo que “en realidad se está haciendo” es: “Engañar, utilizando el miedo y haciendo promesas que no se cumplirán, sabiendo que la gente está indefensa ante ellas” o “insistir una y otra vez que debemos aceptar la imposición de sacrificios para alcanzar una supuesta solución que está a la vuelta de la esquina, un poco más allá. Volver a doblar la dosis de estos sacrificios sin llegar a esas soluciones, por lo que siempre pagan las consecuencias los mismos. Mientras que a la vez, tanto en Portugal como en otros lugares, se acumulan riquezas sin límite, evitando que otros puedan obtener los salarios justos que se merecen por su trabajo”.

    ResponderEliminar