27 may. 2011

Esto no es una democracia

A veces se nos llama exagerados cuando decimos que lo que tenemos en España no es una democracia real, una especie de dictadura de partidos, una pantomima.

Lo cierto es que a día de hoy ya no se es golpeado por la policía sin motivo, cuando uno está ejerciendo un derecho legítimo de forma totalmente pacífica… ¡Oh! Espera, sin embargo…

(click en la imagen para ver el vídeo)

Bueno, vale, a veces dan algún porrazo, no solo a jóvenes fornidos, sino a todo lo que pillen por delante. Pero al fin y al cabo, tenemos un montón de canales de televisión digitales, y podemos elegir entre vomistar, garrafone u orange, e incluso otras. Vamos, lo que viene definiendo una democracia. Ya no digamos cada cuatro años, cuando hasta podemos meter un papelito en una urna, y sentirnos democráticos.

Pero, ¿cómo funciona nuestra “democracia”? ¿Por qué estamos repitiendo continuamente los tarados que lo que aquí tenemos no lo es?

Bueno, este post (que obligo a leer) lo explica estupendamente, de una forma amena pero clara y con datos y enlaces. Un post muy completo que hay que leer, y así se tendrán claros muchos conceptos acerca de esto que llamamos democracia, pero que no lo es.

Disfrutadlo.

2 comentarios:

  1. Está muy bien esa entrada. Es contundente, desoladora. Me la guardo y, a lo mejor, la leo en una de las asambleas.

    De los antidisturbios no me puedo esperar otra cosa. Son bestias pardas, unos sádicos que están deseando causar daño. ¿Pero del político que les quita la correa y los azuza? No entiendo cómo se puede ser tan torpe. Habría que darle las gracias. Acaba de ponernos en bandeja un ejemplo práctico de por qué este sistema no nos representa.

    ResponderEliminar
  2. La Democracia es la que está ahora en la calle, no esta encerrada en sus urnas, ni en los salones de plenos de los ayuntamientos, ni en el parlamento, ni en el tribunal supremo. Mantengamos viva la auténtica democracia en las plazas mientras podamos y podremos mientras queramos, la prueba esta a la vista. Ni sus farsas, ni sus manipulaciones informativas, ni su violencia policial pueden pararnos si deseamos continuar adelante.

    ResponderEliminar