8 feb. 2010

¿Reforma laboral? No, gracias.


Como yo no lo explicaría mejor, y me ha parecido una entrada tan buena en muchos momentos, lo que voy a hacer es copiar algunos fragmentos vilmente, y recomendar su lectura íntegra aquí.

El tema que está en el candelero es la reforma laboral. Las empresas no ganan dinero por culpa de los trabajadores, que [...] son unos vagos, y sale muy caro despedirlos. Y el soniquete es el mismo, el que reproducen los medios de comunicación, que el Estado del Bienestar engendra ineficiencia, que los derechos de los trabajadores traen paro, que los sueldos tan elevados nos van a llevar a todos a la ruina.
Todo esto lo dicen monigotes muy trajeados, repeinados y con cara de estar leyendo la Torah o cualquier otro libro sagrado. Pero nada de ello dice la ciencia económica, la que se construye con datos y se refrenda con la experiencia.
Tomando los datos, comprobamos que España es uno de los Estados [...] en los que existe más temporalidad en el empleo, luego no peca de inflexible precisamente. Que más ha destruido puestos de trabajo con esta crisis, luego no debe ser tan difícil despedir (en la mayoría de los casos, tan sencillo como no renovar contrato). Es también uno de los países con los sueldos más bajos, sólo superado en la E15 por Portugal y Grecia, precisamente los que están aún peor que nosotros. No parece que por el camino de sueldos más bajos vayamos a acercarnos a Alemania o Francia, precisamente. Es, por último, uno de los países con menor gasto en protección social, y sin embargo, tenemos tremendas tasas de paro.
Si fuera cierto que con bajos salarios, despido barato y poca protección contra el desempleo (para no inducir a los trabajadores a la vagancia) la economía española podría recuperarse, a estas alturas deberíamos ser la locomotora de Europa, y no Alemania. Porque tenemos los sueldos más bajos, la mayor inestabilidad laboral y un Estado del Bienestar raquítico. ¿Cómo es que no son España, Portugal y Grecia, países que cumplen a rajatabla el ideal liberal, los más ricos y prósperos de Europa?
[...] En la economía española tradicionalmente ha fallado algo, y no ha sido la mano de obra.[...]
[...]Porque la capacitación y la entrega (que no es echarle más horas, que es hacerlo mejor, señores esclavistas!) se tiene que retribuir adecuadamente. Pero el miserable y cortoplacista empresario medio español siempre escogerá la opción más barata, aunque una simple regla de tres (si supiera plantearla) le mostraría que no siempre lo más barato es lo más rentable.[...]
[...]El escaso tejido industrial español se debe a un histórico apego del capitalista español por los bienes inmuebles, por ganar dinero fácilmente sin romperse la cabeza[...].
[...]Generalizando pero sin querer totalizar, [...] el empresario medio español es una analfabestia con un insaciable apetito de dinero. No sólo no tiene conocimientos técnicos para comprender el funcionamiento de su empresa, sino que tampoco los tienen económicos para dirigir el negocio: los delega en profesionales, a ser posible aduladores profesionales[...]
[...]Ese es el modelo de empresa española: endeudada, mal gobernada, con nula proyección de futuro por falta de innovación. Tiene una plantilla mal retribuida, bajo la amenaza constante del despido y harta de hacer horas extras no retribuidas para ahorrarle al patrón un puesto de trabajo más. Un capital humano desmotivado, desencantado cuando no directamente hostil a la empresa. Una empresa que sólo es capaz de competir en sectores poco sofisticados, de bajo valor añadido, intensivos en una mano de obra que él consigue barata. Esta es la apuesta de los Díaz Ferrán y Adolfo Domínguez[...]

El resto y más (alguna alternativa, por ejemplo) en La mirada del Mendigo.

3 comentarios:

  1. Bueno, a ver si a la tercera va la vencida!

    Desde luego Blogger me tiene manía (la culpa es de los ordenadores, la excusa de todo mendrugo).

    Quería decir que, a estas alturas, ya no es cuestión de izquierda o derecha: hay que crear puestos de trabajo ya. Pero puestos de trabajo productivos, no abrir zanjas para volverlas a cerrar. Hay que exportar, ganar dinero.

    Y si el capital privado no lo sabe hacer, tendrá que hacerlo el público.

    ResponderEliminar
  2. La reforma laboral no debe ír orientada a espabilar a los trabajadores (que somos unos vagos), si no a darle collejas al empresario para que cambie su actitud de "tengo que duplicar los beneficios del año pasado a costa de lo que sea" y meterle caña en lo de apoyarse en la crisis para despedir sin ton ni son, porque eso es lo que esta creando contratos basura y precariedad en el empleo, bajando nuestro poder adquisitivo y , por lo tanto, haciendo que gastemos menos dinero y, así, bajan las ventas y así la empresa va peor y,así...
    si es que.... pa matar a mas de uno.
    saudiña

    ResponderEliminar
  3. Si es que lo peor de todo es que los muy burros conseguirán tenernos peor, y acabarán dándose cuenta de que eso no les habrá resuelto sus problemas, que su empresa sigue siendo una braga y pedirán la vuelta del látigo, a ver si así...

    ResponderEliminar