17 ene. 2011

Ofiuco y el timo milenario


Parece ser que últimamente se ha descubierto que el recorrido que hace el sol por las constelaciones ya no se corresponde con el que se fijó hace 2600 años. Esto, al parecer, da cabida en el calendario astrológico a otro ser mitológico, pues el sol pasa por la constelación de Ofiuco del 30 de Noviembre al 18 de Diciembre.



Pues muy bien, se cambia el calendario y listo. Es suficientemente irrelevante para que ese cambio no signifique nada, ¿o sí?

El caso es que hay una serie de listillos que viven de llevar la anécdota del recorrido del sol por las constelaciones más allá de lo razonable. Y ganan dinero con ello diciéndole a la gente lo que le va a pasar ¡en el futuro!, y diciéndole también cómo afrontar esos hechos futuros en base a lo que la astrología (que no es una ciencia, no es la astronomía) les dicta.



Vamos, un timo.


Ahora que aparece este recién llegado, parecen dispuestos a cambiar casi todos los signos de fechas, con lo que las sabias previsiones y adivinaciones se van a tomar por saco.

Sinceramente, que esto y lo de las powerbalance, o lo de la homeopatía, con seguidores y pagadores, y listillos que puedan vivir de ello en pleno siglo XXI, es difícilmente asumible, y no deja en buen lugar a la sociedad, a la educación y a la cultura. En algo fallamos si caemos aún a día de hoy en estos engaños tan poco sutiles y poco verosímiles ante una visión mínimamente crítica.

4 comentarios:

  1. Aparte de esa anécdota, hay cosas más curiosas: por ejemplo, también han cambiado las posiciones aparentes con que observamos las constelaciones (que no son más que agrupaciones convencionales de estrellas que no tienen nada que ver en realidad).

    Mirando cómo era la constelación de Lira hace 2000 años se puede entender por qué le pusieron ese nombre, por mucho que ahora no se parezca en nada. Lira la solemos tener en el cénit en las noches de verano, y se conoce muy bien porque su estrella alfa, Vega, es la más luminosa de todo el firmamento.

    También la polar (en la colita de la Osa Menor) dejará algún día de señalar fielmente el Norte...

    ResponderEliminar
  2. ¿Veis? Eso es astronomía, algo interesante.

    Astronomía sí, astrología, caca. :-P

    ResponderEliminar
  3. En un país donde una secta de magos célibes son los encargados de la educación, y la más alta autoridad sanitaria usa pulseritas mágicas, podemos dar gracias de no estar perseguidos por denunciar la estupidez.

    ResponderEliminar
  4. Y ahora viene otro timo, el de las pensiones...

    ResponderEliminar