11 jun. 2007

Una de cal y otra de arena

Las cosas no le fueron bien a Alonso ayer en Canadá. No fue el mejor día del asturiano, al que se le atragantó una curva desde la salida, acompañado por una degradación de los neumáticos que no le ayudó. Por otra parte tampoco tuvo fortuna con el coche de seguridad, que le perjudicó más que a nadie. Los Ferrari mal y Hamilton a lo suyo, hizo una buena carrera, no le perjudicó para nada el coche de seguridad y ganó con comodidad, siendo ahora líder del mundial, con 8 puntos más que Alonso.
Por otra parte, Rafa Nadal ayer concretó un partido memorable contra el nº1 del mundo, Roger Federer, en la pista central de Roland Garros en París, demostrando que en tierra batida es el mejor, y llevándose por tercera vez consecutiva el torneo parisino, algo que pocos han conseguido en la historia, y menos tan jóvenes. El partido, salvo momentos aislados en los que Federer mostró algo de dominio, fue dominado de cabo a rabo por el mallorquín, que supo explotar las (casi inexistentes) carencias de Federer, como su revés o su tono físico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario