7 sept. 2013

Albi

5 comentarios:

  1. Qué tal, hereje!

    Impresionante Albi, eh? Me encantan, en esta iglesia o en otras, cuando hay frescos representando el infierno. El cielo suele ser un coñazo, un guateque de catequistas. Pero en el infierno el autor deja fluir su imaginación, y dibujan monstruos y tormentos interesantísimos.

    En fotos, destaco los volúmenes de la primera, y el cartelón de la estufa. Ah, y las piernas de la chica fotografiando el arco. ;)

    También interesante la combinación cromática del naranja del ladrillo, el verde de la hierba y las contras blancas. Lástima la casa, que no es fea pero tampoco para morirse.

    Sigues teniendo buen ojo, especialmente para la composición, pero eres un vago: para sacar interiores o llevas trípode, o encuentras un lugar, aunque sea el suelo, para apoyar la cámara. :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me da mucho reparo ponerme a apoyar trípode en un templo, será una tontería, pero me da corte. Pero para ser a pulso están bien, subiendo la ISO la cámara se comporta muy bien.

      La catedral de Albi por fuera no es muy atractiva, pero por dentro me parece de lo más bonito que he visto en este tipo de templos. Nunca me habían coincidido unos frescos en tanta cantidad y tan bien conservados/restaurados. Es curioso, pero me sentí realmente a gusto allí dentro, pudiendo disfrutar de todo ese arte. Y gratis :)

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes una mina fotográfica por esa zona, aprovéchala. Te pasa lo que a mí, que nos fastidia cargar con el trípode.

      Excelente colorido.

      P.D.- El comentario es el mismo que he borrado pero con la acentuación correcta ;-)

      Eliminar
    2. No, si el caso es que a veces lo llevo (uno mediano dentro del bolso) pero dentro de las iglesias y con gente rezando y tal, pues me da apuro ponerme a montar el petate...

      Eliminar