23 feb. 2011

El cine español o cómo mantener un dinosaurio


Me ha llamado mucho la atención esta entrada de Mi Mesa Cojea acerca del tema de las subvenciones al cine español. Como quien lleva ese blog ya ha rodado cosas supongo que sabe de lo que habla. Pero si no nos fiáramos tenemos noticias como ésta: "Pa Negre", la película triunfadora de los Goya (que no por ello la mejor, aunque no tiene mala pinta) ha costado cuatro millones de euros, de los cuales el 82% provienen de subvenciones públicas.

No está mal. El tema es que la entrada de Mi mesa cojea sugiere que se puede rodar una peli por menos de lo presupuestado y sacarse un buen pellizco en subvenciones. No parece descabellado.

Se puede discutir si se ha de subvencionar el cine, que según la película es arte o no, algo muy subjetivo. Lo que toca las narices, es que tras pagar los españoles las películas con nuestro dinero (pues el dinero público sale de nuestros bolsillos, no de un caldero mágico, que a veces lo olvidamos) no podamos verlas como y cuando queramos, y se nos llame delincuentes por verlas en la red o bajarlas de la red. Y se saquen leyes para que, sí o sí, paguemos antes de hacer la película (con las subvenciones) la veamos o no, y después en la sala de cine o comprando/alquilando el DVD.


Pues no. Pagar dos veces por lo mismo no. Des eso nada. Ya pueden cambiar el sistema de subvenciones, por algo más lógico y menos chanchullero, pero mantener un dinosaurio obsoleto y engulle - euros no es lo más apetecible para los espectadores.

En ese sentido me ha gustado la coherencia de Alex de la Iglesia, que primero escuchó a la gente a través de la red, luego se reunió con representantes de los internautas para escuchar sus puntos de vista (solo esto ya es poco habitual, y menos en los lobbies de las artes en este país) tras lo que cambió su opinión inicial, por lo que fue mal visto entre sus compañeros; luego pronunció un sincero y firme discurso en los Goya manteniendo la nueva postura y la propuesta de conciliación entre las partes, y defendiendo la red como un buen medio de difusión, y manteniendo que la industria se ha de adaptar a los espectadores, de los que al fin y al cabo, comen.



No hay un solo político, o personalidad pública en este país que asuma errores en su criterio públicamente como él lo ha hecho, pero que además de ello, demuestre con hechos, y no solo con palabras sus ideas. Su nueva película tendrá licencia Creative Commons, está siendo rodada sin ninguna subvención, y será distribuida por internet a 2€.

Coherencia.

3 comentarios:

  1. Un dinosaurio muy fotogénico en campañas electorales ;-)

    ResponderEliminar
  2. ¿Lo dices por lo de la ceja?

    ResponderEliminar
  3. Sí, pero no solo por el caso de la ceja. A la clase política le gusta rodearse de "artistas" e "intelectuales" para intentar lucir palmito y que su potencial electorado les relacione con tal o cual famoso o famosete, y después esos favores hay que pagarlos.

    ResponderEliminar